postheader-15

Por  ZAMIR PICHARDO

Fue un jueves 6 de junio, había conocido a un chico encantador, tenía todo lo que yo buscaba. Era titulado y estaba a punto de entrar a trabajar en una clínica del D.F. Me impactaba la forma en la que me hablaba respecto a su trabajo, todo estaba vinculado al tema de VIH-SIDA, me cuestionó como universitario que soy qué tan informado estaba y claro pude defenderme, aunque lo que más me retumbo fue la última pregunta que me hizo, – ¿Andarías con un chavo que tenga VIH?- , yo respondí – Claro con todo lo que me has contado el VIH sólo se trasmite por vía sexual o por vía sanguínea y lo que importa es como sea la persona-, eso fue lo que respondí aunque por dentro sabía que me daba terror el andar con una persona con VIH, no quería verme como una persona de mente cerrada o conservadora.

Al llegar a mi casa estuvimos mensajeándonos por celular y derrepente sentí como si me arrojaban un balde de agua fría cuando me confesó que tenía VIH, no podía creerlo, el chavo que tanto me había gustado, pese a lo que me había dicho del VIH, mis estigmas eran más fuertes, pensé en bloquearlo y en nunca más saber de él, y que bueno que no lo hice, ya que de él aprendí tanto sobre este tema y del que mucha gente como yo, tiene prejuicios y/o estereotipos. Yo al día de hoy ya no cuento con ellos y mi importancia es difundir esta valiosa información como en su momento me llegó.

Me había equivocado al juzgar anticipadamente a alguien por su condición de salud antes que por sus sentimientos o su forma de ser, por su personalidad, ahí me tenía a mi enamorado de alguien que al fin de cuentas ya lo último que me importará era si tenía VIH o no, al contrario mi panorama había cambiado demasiado .

Pero ¿Por qué es tan juzgado el VIH?, por una y muy sencilla razón, por ignorancia, así es, las personas tenemos esa estúpida costumbre de juzgar mal a aquello que no conocemos, hoy quiero informarles un poco de este virus.

En primer instancia tener VIH es muy distinto  a tener SIDA, el VIH es el virus que causa el SIDA, este último es el conjunto de signos y síntomas generados por infecciones oportunistas, ya que el VIH solo ataca única y exclusivamente a nuestras defensas, a nuestros anticuerpos, este virus es asintomático y por ello que la única forma de saber si tienes o no el virus es por medio de pruebas, si no hemos usado el condón en varias de nuestras relaciones sexuales o se ha roto el condón una  opción es pensar en hacerte la prueba.  En tercer lugar el VIH sólo se trasmite de tres maneras: vía sexual, vía sanguínea o vía perinatal. En la vía sexual  a través de las secreciones genitales del hombre (líquido preeyaculatorio y semen) y de la mujer (secreción vaginal y sangrado menstrual), hay que aclarar que en el caso de sexo oral el riesgo de infección por VIH es bajo pero también se puede dar, y otra si semen o sangre entra en contacto con los ojos también se transmite el VIH gracias a su tejido conjuntivo del ojo que tiene propiedades de absorción. Por vía sanguínea, cuando entra sangre infectada por cualquier lugar del cuerpo, ya sea por una herida o por una aguja de jeringa, como en el caso de las jeringas usadas, o el recibir una transfusión con sangre infectada. Por vía Perinatal, cuando una mujer infectada se lo transmite a su bebé durante el embarazo, el parto o amamantándolo y para este caso se recomienda a todas las embarazadas hacerse la prueba de VIH para así acceder al tratamiento que les ayudará a reducir la posibilidades de infectar al bebe y cuidar su propia salud.

Actualmente el medicamento llamado retroviral es tan avanzado que una persona con el diagnóstico con VIH puede vivir muchos años, claro esto depende de la adherencia y las herramientas que utilice para tener una mejor calidad de vida, además el medicamento es gratuito, y éste medicamento tomándolo adecuadamente y diario, puede hacer que seas indetectable.

La recomendación que yo hago es tener una vida sexual saludable, siempre usar condón, la segunda recomendación que hago es dejar de ser tan prejuiciosos y quitar ese estigma al VIH porque ya no es el panorama que nos pintaban hace 30 años, que como yo, aprendí a valorar a las personas no por su condición de salud sino por lo que realmente valen y si tienen a alguien que viva con el diagnóstico apoyarlo, porque la vida para alguien con VIH es muy difícil porque siempre están susceptibles al rechazo, así que seamos más humanos y prestemos verdadera atención a las infecciones que si lo necesitan. En la Clínica Especializada Condesa diario llega un nuevo caso de VIH y la población mexicana aún ignora esto, y nadie pero nadie está exento de este virus así que hay que cuidarse y jamás rechazar a las personas.

Les invito a hacerse la prueba de VIH que es totalmente gratuita en la Clínica Condesa ubicada en Benjamín Hill #24 Col. Condesa, Del. Cuauhtémoc, México DF. No tengan miedo al rechazo, antes de esto acéptense como realmente son y aprendan  a amarse, a quererse a valorarse y a aceptarse para que cualquier persona lo haga, nunca van a estar solos siempre habrá alguien que los quiera, ame y apoye.


Ver mapa más grande