hERPES

¿Qué es el herpes genital?

El herpes genital una enfermedad de transmisión sexual (ITS) causada por los virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1) y tipo 2 (VHS-2).

¿Cuáles son los síntomas del herpes genital?

La mayoría de las personas infectadas por el VHS-1 o el VHS-2 no presentan síntomas o son tan leves que no los notan o los confunden con otra afección de la piel. Por lo tanto, la mayoría de personas infectadas por el virus del herpes no saben que tienen la infección. Cuando hay síntomas, usualmente se manifiestan con una o más ampollas en los genitales, el recto, la boca o alrededor de éstas zonas. Las ampollas se abren y dejan llagas dolorosas que pueden tardar entre dos a cuatro semanas en curarse. A menudo, este síntoma se conoce como tener un “brote”. La primera vez que una persona tenga un brote es posible que presente síntomas similares a los de la gripe, como fiebre, dolores en el cuerpo e inflamación de glándulas.

Es común que los brotes se repitan, en especial durante el primer año de la infección. Los síntomas de los brotes siguientes por lo general duran menos tiempo y son menos graves que el primer brote. A pesar de que la infección puede permanecer en forma indefinida en el organismo, la cantidad de brotes tiende a disminuir a medida que pasan los años.

¿Cómo se contrae el herpes genital?

Las personas se infectan de  herpes al tener relaciones sexuales con alguien que tenga esta infección. “Relaciones sexuales” quiere decir contacto anal, oral o vaginal. El VHS-1 y el VHS- 2 pueden encontrarse y liberarse por las llagas causadas por los virus. Los virus también pueden ser liberados por la piel que no tenga llagas. Por lo general, una persona solo puede infectarse por el VHS-2 durante el contacto sexual con alguien que tenga una infección genital por el VHS- 2. La transmisión puede ocurrir por una pareja sexual infectada que no tenga una llaga visible y que no sepa que está infectada.

El VHS-1 puede causar llagas en el área genital e infecciones de la boca y los labios, también llamadas “ampollas febriles”. La infección por el VHS-1 en los genitales es causada por contacto de la boca con los genitales o por contacto entre los genitales con una persona que tenga la infección por el VHS-1.

¿Cuáles son las complicaciones del herpes genital?

En muchos adultos el herpes genital puede causar llagas genitales dolorosas y puede ser grave en personas con sistemas inmunodeprimidos. Si una persona con herpes genital toca sus llagas o el líquido de estas, puede pasarse el herpes a otra parte del cuerpo. Esto es muy problemático si es una zona sensible como los ojos. Esto se puede evitar si no se tocan las llagas ni el líquido. Si se tocan las llagas, lavarse las manos de inmediato disminuye la probabilidad de transmisión a otra parte del cuerpo.

Algunas personas que contraen el herpes genital sienten preocupación sobre cómo afectará su salud general, su vida sexual y sus relaciones. Es aconsejable hablar con su médico sobre estas preocupaciones, pero también es importante reconocer que aunque el herpes no tenga cura es una infección controlable. Como el diagnóstico del herpes genital puede afectar las percepciones sobre las relaciones sexuales existentes o futuras, es importante saber cómo hablar con su pareja sexual sobre las infecciones de transmisión sexual.

¿Cual es la relación entre el herpes genital y el VIH?

El herpes genital puede causar llagas o cortes en la piel o en las membranas mucosas (recubrimiento interno de la boca, y el recto). Las llagas genitales causadas por el herpes pueden sangrar fácilmente.El herpes aumenta el riesgo de transmitir y adquirir el VIH.

Se estima que el riesgo de adquirir VIH durante un contacto sexual sin protección aumenta 5 veces cuando la persona tiene herpes. De la misma manera, el riesgo de transmitir el VIH también aumenta 5 veces cuando la persona con VIH tiene lesiones genitales causadas por el herpes.

El VIH también altera la naturaleza de la infección de herpes. La personas con VIH que tienen herpes sufren más episodios de reactivación. La reactivación del herpes también aumenta cuando se tiene un conteo de células CD4 bajo y una carga viral alta. Esto hace sentido pues el sistema inmunológico suprimido tiene menos capacidad de mantener el herpes bajo control.

¿Cómo se diagnostica el herpes genital?

Los servicios médicos pueden diagnosticar el herpes genital mediante un examen visual si el brote es típico. También pueden tomar una muestra de la llaga y hacerle una prueba o un cultivo viral. Algunas veces, las infecciones por el VHS se pueden diagnosticar entre brotes mediante un análisis de sangre. Las personas deben hablar con su médico  sobre las opciones de las pruebas de sangre.

¿Hay cura o tratamiento para el herpes genital?

No hay tratamiento que pueda curar el herpes. Sin embargo, los medicamentos antivirales pueden prevenir o acortar la duración de los brotes durante el tiempo que la persona tome los medicamentos. Además, la terapia inhibidora diaria (por ejemplo el uso diario de medicamentos antivirales) para el herpes puede reducir la probabilidad de transmisión a las parejas.

¿Cómo puede prevenirse el herpes genital?

El uso adecuado y habitual de condones de látex reduce el riesgo de adquirir herpes genital debido a que los condones de látex pueden cubrir o proteger los síntomas del herpes que ocurren en el área genital de los hombres. Sin embargo, los brotes pueden ocurrir en áreas que el condón no puede cubrir.

Se recomienda que las personas con herpes se abstengan de tener relaciones sexuales con sus parejas cuando tengan presentes lesiones u otros síntomas del herpes, tanto porque puede ser muy doloroso, como para reducir el riesgo de trasmisión a la pareja sexual. Es importante saber que aunque la persona no tenga síntomas, puede transmitir el VHS a sus parejas sexuales.

¿Dónde puedo obtener más información?

Si quieres realizarte la prueba de detección de herpes, visita nuestra sección “Directorio”, ahí encontraras servicios de salud y organizaciones de la sociedad civil que pueden brindarte consejería y canalizarte para recibir atención medica. 

Fuente: CDC.