postheader-11

Por: Edson Arroyo

Para mí este año ha sido un estrecho acercamiento al tema del VIH/Sida, pero lo que más me ha marcado en este tiempo, es una historia que sin lugar a dudas me ha hecho reflexionar, y me hizo ver otro panorama de la vida.

Por motivos de confidencialidad, solo nos referimos a él como “Fernando”. Fernando me contó su historia, y hoy  quiero compartirla con ustedes para que juntos hablemos del  VIHda.

Edson Arroyo (EA): Imagino que para ti debe ser difícil hablar de este tema pero, ¿Cómo es que te das cuenta que eres una persona viviendo con VIH?

Fernando (F): Pues la verdad si es muy difícil, a pesar de que ya pasaron varios años jamás deja de ser difícil. Yo, me doy cuenta del VIH por unos estudios de rutina que me realicé, fueron varios exámenes entre ellos la prueba del VIH, pasa tiempo y mi doctor me llama para decirme que ya tiene los resultados y que es urgente que fuera a verlo.

Al día siguiente voy a consulta y me dice que mi resultado de VIH es positivo.

EA: Entonces, ¿Fue mera casualidad que te diagnosticaran?

F: Así es, no me sentía mal ni había algo que me hiciera sospechar había algo malo, pero pues ahí está el resultado.

EA: ¿Qué es lo primero que pasó por tu mente al enterarte del diagnóstico?

F: Lo que a prácticamente a todos nos se puede pasar, que me iba a morir pero tuve que ser fuerte para no preocupar a mi familia. Jamás quise que fuera un momento triste. Así que tuve que mantener la calma, y seguir adelante, aunque por dentro me sentía muy mal.

EA: Muchas otras historias hablan del suicidio ¿Llegaste a pensar en esa posibilidad?

F: Si claro, sinceramente yo llegue a pensar que ya no me quedaba nada, que si de todos modos me iba a morir, pues, era mejor que me matara antes de verme en una cama de hospital sufriendo y dando lástima a mi familia y a mis amigos. Al final no me atreví y posteriormente llegué a COMAC y me dieron la información que ellos manejan y entendí muchísimas cosas, pero la más importante es que una persona viviendo con VIH puede tener una vida perfectamente normal.

EA: Hablas de una vida “Normal” ¿Cómo es tu vida normal?

F: Pues mira, es como la de cualquier otro, con ciertas variaciones y cuidados, por ejemplo, tengo que alimentarme mejor, tuve que dejar de fumar, tengo citas médicas cada cierto tiempo, debo realizarme estudios periódicamente, en fin, mis años transcurren, entre Capasits y el laboratorio de estado, aparte del resto de mis actividades.

Entre esas actividades están mis estudios, acabo de terminar una licenciatura, realice mi servicio social en donde aprendí mucho sobre mi carrera, estoy comenzando a buscar empleo y creo que voy por buen camino. Además tengo una pareja ya de varios años. Mi situación familiar es muy buena, me han apoyado mucho, la verdad no puedo pedir más.

EA: Ya para finalizar, ¿Qué puedes decirles a todos aquellos que viven con miedo o que no saben en sí lo que es el VIH o el Sida?

F: Eso es muy sencillo, que se informen, la información es la herramienta más útil en la lucha contra esta pandemia. Si uno está debidamente enterado  de lo que es el virus, créeme, que seriamos muchos menos los que viviríamos con VIH, si la gente supiera que no es el fin del mundo, serían muchos menos casos de suicidios o personas resentidas con la vida que por coraje o venganza.

También es necesario que si tienen una vida sexual activa y tienen duda si viven o no con VIH, se hagan una prueba para que se dejen de miedos y si son diagnosticados a tiempo tienen  muchas oportunidades de vivir normalmente  y evitar que el virus genere más complicaciones o  Sida.